Carta a nuestro bebe en su primer añito


Ha pasado un año desde tu llega y un año de tu partida, recuerdas cuando estabas en mi vientre y las veces que no me dejabas dormir?, por que te gustaba dar de pataditas haciéndome entender que lo tuyo no era dormir, sino divertirte. Tanto así que recuerdo que por una ocasión te puse una música y te pusiste a menearte con buen swing, no se si por que te gusto o no. Desde aquel entonces preferí no ponerte ese tipo de música hasta estar segura y quise mas bien dar unos toques románticos con música clásica que recordaras cuando pusiera en el carrusel que te compre con esa misma música para la cuna.

Fueron tantos momentos especiales los que vivimos juntos que al verte por primera vez en el monitor de la ecografía no pude contener mis lagrimas de alegría al ver que eras una realidad y escuchar tu corazón latiendo fuente y mas rápido que el mío. No puedo mentir que me asuste creyendo que algo estaba mal, pero cuando el doctor me dijo que estabas completamente bien y que ese latido era lo correcto a tu edad, me emocione mucho mas, esperando que pasaran los días, semanas y meses para que salieras. Te acuerdas lo travieso que fuiste cuando el doctor dijo que te iba a tomar una fotito en 3D para verte a colores, por que estábamos desesperados, tu papa y yo, de saber como era tu rostro y tu cuerpecito, y tu hecho el bandido no te dejabas de mover pero en un momento te pusiste vanidoso y pensamos que dijiste “aquí estoy!” y descubrimos tu rostro, el cual fue motivo disputa en que te parecías mas a tu papa que a tu papa. Estabas tan lindo ese día y grandote.

Alistándonos entonces para tu llegada, te compramos una casa que seria tu hogar o tu guarida de juegos con tus amigos, que emoción no? Lista para recibirte y que elegirás el crayón con el que pintarías la pared, planearas y cometieras tus travesuras, y un sin fin de ilusiones y sueños construidos para ti y algunos mas por lograr.

Recuerdas que en la mañana antes de operarme yo parecía loquita? De un lado para otro, emocionada, preocupada y tantos sentimientos encontrados, por que a partir de esa mañana nos acampanarías a tu papa y a mí en esta nueva aventura de ser padres.

Tu, tan querido y famoso que esa mañana la clínica estaba a reventar de familiares y amigos ansiosos de conocerte.

Y la hora cero llego, recuerdas que subimos al quirófanos y me alistaros para colocarme la anestesia pero estaba tan nerviosa que no me hizo efecto…no pare de llorar todo el tiempo que los doctores realizaron la operación, lloraba tanto que dos doctores pensaron que algo andaba mal, pero les explicaba era que mi dolor se debió a que sentía todo lo que pasaba y adivina que? Escuche que estabas saliendo de mi vientre, llore mas fuerte por que era el momento que estaba esperando, tan especial y pensé que tu papa se lo estaba perdiendo. Cuando escuche tu llanto, fue como si volviera a nacer.

Te vi, tan lindo, grande que quería salir rápido de allí para poderte tener en mis brazos. Cuando salí al fin del quirófano, me encontré con tu papá que me dijo que te había filmado en tu primer aparición al mundo exterior; pues sí, paparazzi y todo.

Iniciaron a contar tus primeras horas de vida, la alegría de los presentes por verte, tu primera mamila, y las ganas de tenerte pronto a nuestro lado, tu lucha por aferrarte a la vida y la desafortunada llegada de una amarga noticia.

Todos  nuestros proyectos, de los que fuiste y eres pilar fundamental, se hundieron entre lagrimas luego de batallar a tu lado y sufrir el adiós de tu partida.

Ahora estas en un lugar tranquilo, lleno de paz y muy distanciado de la maldad de este mundo.

Hoy que cumples un año en el cielo, queremos decirte que no te hemos olvidado, que permaneces en nuestros pensamientos y corazones, que formas parte de nuestras vidas y que aquellas metas que nos propusimos junto a ti, se están realizando y construyendo por ti.

Aun nos queda camino por recorrer Luiggi Mateo, pero en algún momento nos reuniremos contigo, así como ahora tu primito se reunió contigo y descansa junto a ti.

Nos encontramos muy felices y orgullosos de ti, y esperamos tu lo estés de nosotros, nos esforzamos por cumplir tus sueños y los nuestros.

Recuérdanos siempre con la misma fuerza y amor que te recordamos.

Te amamos hijo.

Tus papás que te quieren y extrañan mucho!

Nathasha y Luigi

Luigi Salas

Soy un usuario adicto a la tecnologia y músico de corazón. Nací en la ciudad de Manta - Ecuador, y he dedicado mi vida entera a ser mejor cada día. Salud!

You may also like...